X RADIO MONTECRISTI EN MUSICA Y NOTICIAS # 1

Una justicia que da verguenza y un Ministerio Público que carece de voluntad



El caso que sigue el Ministerio Público contra el ex ministro de Obras Públicas, ingeniero Víctor Díaz Rúa, está tomando ribetes alarmantes, que debían movilizar a todo el sistema judicial y al Ministerio Público como cuerpo, porque las denuncias que ha hecho la magistrada Yeni Berenice Reynoso levantan, en caso de que sean ciertas sus revelaciones, una verdadera indignación colectiva.

 La Fiscal del Distrito Nacional ha puesto en conocimiento público que la sentencia de la magistrada de Instrucción, Margarita Cristo Cristo, ya fue redactada por una oficina de abogados, y que hay que suponer una decisión pactada, favorable a la impunidad, tomando en cuenta que la jueza rechazó varias recusaciones que se le hicieron, y que la fiscal reveló antecedentes que ponen en duda la independencia e idoneidad de esa jueza de Instrucción. 

 Margarita Cristo Cristo ya notificó al superior jerárquico de la fiscal para que comparezca a la próxima audiencia, en donde se dará a conocer el veredicto sobre la investigación que se realiza desde la Fiscalía del Distrito Nacional a las actividades de Díaz Rúa en el Ministerio de Obras Públicas. 

 Este caso es uno más de los muchos en los que resulta evidente que la justicia dominicana se encuentra en un estado de debilidad para investigar a determinados personajes. La propia fiscal en el pasado se negó a realizar una investigación al ex presidente Leonel Fernández, que tenía más implicaciones que la que ahora realiza contra Víctor Díaz Rúa. 

 La Suprema Corte de Justicia ordenó el cierre de un expediente sobre el senador Félix Bautista, a quien el Procurador General de la República quería investigar sobre sus actividades como director de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado.

 Otros casos parecidos se han quedado en las gavetas de los funcionarios del Ministerio Público sin pena ni gloria. Las acusaciones de Guillermo Moreno contra Leonel Fernández tenían múltiples elementos, incluso tan contundentes o más que los que se atribuyen a Díaz Rúa. 

 Insistimos en que todo el mundo debe ser tratado de igual forma ante la justicia y por los elementos de la justicia. Díaz Rúa podría ser solo un chivo expiatorio de casos verdaderamente voluminosos, que no se han investigado y que todo el mundo sabe no será posible investigar en este país. 

 Lo que nos llama la atención es que hayamos llegado al extremo de que ya los defensores de la impunidad tengan tanto poder, tanta desfachatez, que incluso puedan llegar hasta el despacho de la fiscal para decirle lo que ella reveló que le dijeron: "Una gente se sentó en mi despacho y me dijo si usted no archiva, está destituida!". 

 Esto que está pasando con la resistencia de Díaz Rúa a ser investigado es lo último de la falta de respeto a los estamentos de la justicia. Y los actores principales, los que controlan los hilos, están en silencio, sin vergüenza, ante tanta deshonra.

 acento.com.do