X RADIO MONTECRISTI EN MUSICA Y NOTICIAS # 1

Las bailarinas del béisbol preocupan a quienes van al estadio


CARLOS SÁNCHEZ G. ELCARIBE -Los cadenciosos movimientos de las bailarinas del béisbol invernal preocupan a quienes van al estadio junto a sus hijos
Entre una entrada y otra, las conversaciones sobre el béisbol y los vítores a los protagonistas del juego cesan. Es la hora del cadencioso baile que exhiben las bailarinas de los equipos del béisbol invernal.Pero hay momentos en que los bailes no son aptos para menores ya que rozan el límite de la vulgaridad y esta situación preocupa a los asiduos a los estadios del país que suelen presenciar los partidos junto a sus hijos.
elCaribe conversó con decenas de asistentes a los partidos que se celebran en el estadio Quisqueya y la mayoría deploró estos espectáculos.
Las quejas se enfocan en los movimientos pélvicos (golpes de barriga) y las ropas que dejan poco a la imaginación. Las bailarinas son contratadas por los equipos y algunas trabajan para marcas comerciales.
“Vengo con mis tres niños y los traigo para ver el espectáculo del béisbol, no otra cosa”, apuntó Manuel Matos, señor de mediana edad, acompañado por dos varones y una niña.
Cuando las bailarinas inician su rutina los ojos de todos se enfocan en esos movimientos llenos de gracia, pero también cargados de sensualidad. “Deben tener cuidado. Mis hijos son pequeños y es comprometedor exponerlos a ver esos movimientos tan atrevidos”, explicó Freddy Jiménez, también acompañados por sus hijos.
Las porritas son comunes en todos los escenarios deportivos del mundo, incluyendo los mediáticos partidos del sistema universitario de los Estados Unidos y las ligas profesionales de todas las disciplinas. “Uno viene con su familia al play a disfrutar el espectáculo, en las Grandes Ligas no se ve eso”, argumentó Miguel Méndez.
Muchos opinan que en el país se ha tergiversado el trabajo estético y coreográfico para dar cabida a un espectáculo que prioriza el morbo mediante ropas y movimientos que incitan a la lascivia.   
Publicado por JUNIOR SAINT HILAIRE